Las 10 tendencias digitales 2015-2020

tendencias-en-marketing-2015

 

Vivimos en un mundo supertecnificado y en fase creciente; no se ve límite alguno en el horizonte cercano.

La forma en la que vivimos, trabajamos y nos relacionamos está cambiando muy rápidamente, para siempre y de una manera que nos facilita la vida con mayor rapidez y eficacia.

La comunicación será el nuevo medio de transporte, la medicina será a distancia y en tiempo real, las compras y el ocio instantáneos, las ciudades serán todas inteligentes, seguras y rápidas.

Las 10 tendencias que ya tenemos encima de la mesa y que en poco tiempo estarán junto a nosotros son:

1. PaperTab: Son las nuevas pantallas flexibles multimedia, finas como una hoja de papel, con capacidad de comunicarse entre ellas.

2. Smart Bracelet: Son las pulseras brazaletes inteligentes, desde modelos básicos que te informan del consumo de kilocalorías y llamadas entrantes hasta modelos que muestran una pantalla virtual en tu mano y disponen de todas las funciones de un smartphone.

3. Smarty Ring: Con un anillo de diseño futurista podemos controlar todos nuestros dispositivos digitales mediante gestos.

4. Virtual Reality: Esta nueva realidad virtual es todo un avance, desde su aplicación en videojuegos hasta la compra de artículos retail, entre otras aplicaciones. He tenido la ocasión de probar las gafas Oculus y garantizo que la experiencia es única.

5. Every day Robotics: La robótica empezará a estar en nuestro día a día; el ejemplo más claro es JIBO, el robot para toda la familia que nos “acompaña” y ayuda en todos los quehaceres de la vida diaria.

6. Waste Currency: ¡No desaprovechemos nada! En las ciudades ya están en marcha dispositivos que te dan dinero efectivo por tu plástico usado, ¿qué esperas?

7. Social Exclusivity: Los usuarios de las redes sociales quieren cada vez más y más privacidad y exclusividad de contenidos. La tendencia es el uso instantáneo y posterior destrucción del contenido. Un buen ejemplo es Snapchat, que destruye los contenidos al poco tiempo de ser visualizados o el lanzamiento del último single de Madonna en esta red social.

8. Biometric Capture: La identificación biométrica de las personas es el futuro de identificación personal por diferentes rasgos biométricos; el mejor ejemplo es la cara. Además de identificarnos legalmente será fácil que descubran nuestro estado de ánimo, si tenemos hambre, etcétera. ¡Lo que nos espera de publicidad hiper-personalizada!

9. Bespoke e-commerce: El comercio electrónico personal o hecho a medida, desde trajes, ropa y complementos hasta customizar una laptot, un software empresarial o tu nuevo 4X4.

10. Practical printing: Las nuevas impresoras 3D nos llevarán las compras al salón de nuestra casa, compraremos el software bajo demanda de lo que queremos “tener” y nos lo enviarán a nuestra impresora 3D o vía email, y “crearemos” nuestras piezas de coche, complementos, hardware, regalos, etcétera, casi de manera inmediata.

 

By Andrés Sagrado Strik

 

 

Anuncios

¿Está realmente la tecnología matando a la creatividad?

empresa-de-marketing-en-guadalajara

Tras el escándalo al que se enfrentó Sony por el espionaje cibernético al que fue sometida (y que hizo que la compañía viese como la red se llenaba de mails confidenciales filtrados, como salían a la luz datos personales de sus estrellas y como demasiadas cosas que no debían saberse eran de pronto sabidas), los directivos de la firma decidieron tomar una decisión sorprendente y bastante impresionante y dieron el salto de vuelta atrás a por lo menos unas décadas. Viejas BlackBerrys fueron rescatadas de los almacenes porque su sistema de correo emplea un encriptado propio, pero además los gestores de la firma tuvieron que recuperar las viejas libretas de cheques para pagar a los empleados. Empleados, por otra parte, que tuvieron que echar mano de las libretas de toda la vida para trabajar, en vez de encender su ordenador.

En el caso ­ muy comentado ­ de Sony, fue un ataque informático el que hizo que la firma se lanzase en brazos del papel, de los viejos dispositivos tecnológicos y de las máquinas de fax, pero lo cierto es que no es la única compañía que en los últimos tiempos se ha enfrentado a una vuelta al pasado. Otras también lo han hecho, aunque por razones menos dramáticas que las de Sony. Hay quien apaga de vez en cuando la tecnología (como hizo aquel periodista de The Verge durante un año) para saber si esta está cambiando demasiado su vida. Y hay quien lo hace porque teme que todo el universo tech esté acabando para siempre con la creatividad. Y la creatividad, en industrias como la de la publicidad, es un bien que hay que custodiar.

Eso es lo que hizo una agencia publicitaria estadounidense. LPK, una firma de publicidad de tamaño considerable y con cuentas millonarias (véase Procter&Gamble), apagó durante un día al completo todos los dispositivos electrónicos para ver cómo la vuelta total a lo analógico afectaba a sus modos de trabajo.

Los trabajadores tuvieron tiempo para prepararse (pudieron imprimir todo aquello que iban a necesitar y que estaba en sus servidores antes de que se produjese el apagón electrónico) pero cuando llegó la hora de la verdad todos ­ sin importar que tuviesen conference call transoceánicas ­ tuvieron que dejar sus dispositivos electrónicos. Portátiles, tabletas, smartphones y similares fueron encerrados, dejando a los empleados de la compañía únicamente con el universo analógico como ayuda. Por apagar, hasta apagaron los medios de comunicación: uno de los trabajadores fue a primera hora de la mañana a buscar los diarios del día en papel al kiosko de la esquina.

Y eso cambió todo el proceso de trabajo: para hacer una sesión de naming tuvieron que echar mano de los Post-­its y de un diccionario o los analistas de tendencias tuvieron que trabajar con gráficos impresos. Los resultados del experimento, como publica Quartz, que estuvo presente en la jornada, fue que de entrada fueron más productivos. Las reuniones no se hicieron eternas, porque los reunidos estaban atentos y por tenían distracciones que les hiciesen pensar en otra cosa. Recortaron tiempos y tomaron decisiones más rápido. Además, las cosas se hicieron de forma mucho más sencilla y con menos vueltas y complicaciones: presentar unos resultados no implicó ni PowerPoint ni añadir información de redes sociales. Fue coger los números y simplemente fotocopiarlos.

Aunque para algunos trabajadores estar desconectados de la red y de la tecnología generó estrés (al fin y al cabo, tuvieron que perder el tiempo localizando a los trabajadores con los que querían hablar, por ejemplo), lo cierto es que para otros fue una manera de ser mucho más eficientes. Los departamentos creativos realizan un elevado número de actividades sin que la red y la tecnología sea fundamental, apagarla solo la elimina como fuente de distracción y hace que se centren en lo que realmente se tienen que centrar.

Entonces, ¿es este el ejemplo práctico e indiscutible de que la tecnología está acabando con la creatividad y que apagarla no hará más que traerla de vuelta?

Creatividad vs tecnología, una batalla sin tregua

La creatividad y la tecnología están enfrentadas en una guerra sin cuartel, o al menos eso es lo que se podría pensar si se tiene en cuenta la avalancha de artículos, opiniones y análisis que se están lanzando sobre el tema. ¿Ha conseguido la tecnología anular para siempre el peso del simplemente trabajo creativo? ¿Tiene algún sentido sentarse a simplemente esperar a las musas cuando el big data puede predecir perfectamente lo que el consumidor quiere encontrar?

Al fin y al cabo, el potencial de la predicción ha tocado ya todos los campos y lo que se espera del futuro es desde productos en el supermercado que responden a las necesidades específicas de cada grupo de población hasta novelas en las que el final no va a desilusionar nunca al lector porque estará marcado por lo que el análisis dice que va a ser el elemento determinante para el éxito.

Las listas de síntomas de que la tecnología está tomando la mano de la creatividad son siempre muy largas. En el caso de la industria del marketing abarcan al hecho de que los algoritmos estén empezando a dominarlo todo (hasta el cómo se compra publicidad en televisión), a que la separación de consumidores y el entenderlos venga marcado por ello o a la creciente importancia que las herramientas tecnológicas tienen en el día a día de la industria.

Las empresas de marketing están de hecho gastando cada vez más dinero en nuevas tecnologías, invirtiendo más y más en conseguir herramientas que simplifiquen su trabajo. Según previsiones de IDC, de aquí a 2018 gastarán más y más en tecnología, tanto que solo 2018 invertirán en esas herramientas 32.300 millones de dólares (algo más de 25.000 millones de euros), lo que supone si se tiene en cuenta lo que se está gastando ahora un ratio de crecimiento del 12,4% anual. El software será empleado para gestionar relaciones, producir y controlar contenidos o para captar datos y conseguir así acumular información sobre los consumidores (el tan llevado y traído big data).

Y a esta situación se suma el hecho de que cada vez más los perfiles claramente tecnológicos tienen una elevada demanda en terrenos que hasta ahora solo eran creativos. El futuro de las marcas pasa por hacerse con matemáticos, data scientist, futuristas o expertos en dispositivos móviles. Ellos serán los que tomen por asalto el terreno de la gestión de la marca.

 Pero la creatividad no está moribunda

Pero aunque las pistas podrían indicar que la creatividad está un tanto herida de muerte, lo cierto es que no está por completo moribunda. Lo cierto es que el ser humano es creativo y aprecia los esfuerzos de creación de los demás. Uno de los anuncios que más éxito ha tenido en los últimos años y que se convirtió en un viral, el de Cadbury y un gorila, fue rechazado antes basándose en todos los análisis predictivos y techies que se podían aplicar. La ciencia decía que no iba a llegar al consumidor. Pero el consumidor recibió encantado una idea tan creativa.

Además, no hay que dejar que la tecnología ciegue. Las herramientas tecnológicas son capaces de dar información y de crear respuestas muy fiables y muy eficaces pero no son capaces de verlo aún todo. No hay más que fijarse en una de las corrientes emergentes dentro del big data. ¿Cuáles son los profesionales que los expertos en big data empiezan a recomendar como fichaje indispensable para conseguir triunfar? Su nombre es data artist y ni es un matemático ni es un científico. El data artist es simplemente un espíritu creativo. De hecho, el perfil que tienen estos profesionales se aleja mucho de lo que se da por sentado en el mundo de los analistas de datos. Muchos de ellos vienen del terreno del arte, o de los museos, y son fichados porque son capaces de ver más allá de los números, de los totales de información.

 

By PuroMarketing

“En 50 años nos habremos convertido en robots”

chris-dancy-administracion-redes-sociales

ABC entrevista a Chris Dancy, el hombre más conectado del mundo. Multitud de sensores miden a diario su actividad física y cerebral, incluso cuando duerme.

 

Entrevistar a Chris Dancy o como le gusta que le llamen, “El hombre más conectado del mundo” da miedo. Miedo porque uno no sabe lo que los sensores pegados a su piel podrían llegar a transmitirle sobre quien escribe estas líneas y que, en apenas unos minutos, le acribilla a preguntas sin piedad alguna. Probablemente, cuando Dancy llegue a su hotel tras la jornada de hoy, conocerá con exactitud si las personas con las que ha mantenido contacto visual, y entre las que me encuentro, le caen mejor o peor, le ponen más o menos nervioso. Por el momento sonríe y contesta con amabilidad.

Chris Dancy, que bien podría ser el protagonista de un guión al más puro estilo Ridley Scott, lleva sus sensores como quien lleva un reloj de pulsera. Está más que orgulloso de aquello en lo que se ha convertido: un ser humano analizado hasta el extremo y cuyas constantes vitales, estado físico y mental son estudiados las 24 horas del día, pues incluso el colchón sobre el que duerme le ofrece datos sobre la calidad de su descanso. -“Dependiendo del día puedo llevar un mínimo de siete y un máximo de once dispositivos encima. Si estoy en un entorno desconocido o quiero captar una nueva situación, llevo más”-.

La aventura de este estadounidense afincado en Denver comenzó hace casi seis años, cuando su cuerpo y su mente eran bien diferentes. De hecho, Dancy llegó a adelgazar 45 kilos gracias a los datos que sus muchos dispositivos le enviaban sobre sus malos hábitos: sedentarismo, comida basura… Todo cambió cuando vio la información reflejada en la pantalla. -“He invertido más de 30,000 dólares en todo esto, pero el resultado no está nada mal”-.

— ¿Jamás desconecta?

“¿Para qué? Me gusta esto”, afirma. Dancy no solo lleva multitud de sensores pegados a su cuerpo, sino que los instala también en los espacios que habita. Cuando duerme, de hecho, se despoja de todos sus ‘aparatos’ y aun así sigue siendo analizado. -“Pongo varios detectores en las habitaciones y, aunque no llevé nada encima, puedo saber si por la noche me despertó un ruido o si la iluminación no era la correcta”-.

-¿Y de las personas? ¿También sabe cosas?

“Por su puesto. Puedo saber mucho sobre ti, mi postura, la tensión de mi piel y los latidos de mi corazón me dan infinidad de datos”.

Ya estamos en la “sociedad conectada”

Llegados a este punto nos preguntamos si realmente caminamos hacia la llamada “sociedad conectada” en la que esos sensores que ahora luce un extraño Dancy formarán parte de nuestra rutina. El hombre más conectado del mundo sonríe. La pregunta, para él, no tiene sentido pues “la humanidad está totalmente conectada y ni siquiera se ha dado cuenta de que ya estamos en ese punto”. -“El nuevo iPhone 6 -dice el norteamericano- incorpora la aplicación ‘Health’ y ya son muchos quienes miran sus datos con nerviosismo: ‘hoy he dormido mal’ ‘hoy no he caminado lo suficiente’, se dicen”-.

“Es cierto que mi caso es extremo, pero no por ello penséis que no estáis conectados a nada. Todos llevamos tarjeta de crédito y ‘smartphone’. ¿Qué pasará si lo pierdes? Te pondrás nervioso y sentirás terror, porque habrás perdido parte de tu conexión”. Las palabras de Dancy, al que no le falta razón en varios aspectos, dan pánico. Así se lo hago notar, pero este hombre ‘hiperconectado’ aclara que no debemos tener miedo alguno a lo que queda por llegar.

En 50 años seremos robots

Resulta inevitable no preguntar a Dancy sobre el futuro. Si ya estamos en la “sociedad conectada”, ¿hacia dónde caminamos entonces-“En cinco años todos utilizaremos la información que nos proporcione nuestro cuerpo y nuestro entorno a modo de GPS. Descargaremos aplicaciones para todo y lograremos aprender idiomas, perder peso… En 20 años, eso habrá pasado a la historia y parte de nuestro cuerpo será tecnológico: un brazo, un ojo… Seremos mitad humanos mitad robots. En 50 años, ya nos habremos convertido totalmente en robots”-.

Tras la impactante predicción, pregunto a Dancy si su transformación ha merecido la pena. ¿Ha afectado todo esto a su vida social? -“Ha sido un proceso doloroso, pues es difícil hablar con alguien y recibir ciertos datos, como si está triste o enfadado. De hecho -confiesa- no volvería a pasar por esto, pues he perdido muchos amigos. Ahora ya no me ocurre. Intento ignorar parte de los datos y quedarme con lo que la persona me transmite. Tú, por ejemplo, me transmites tranquilidad”-, dice al final de la entrevista. Prueba superada.

By Inma Zamora

 

Google y su alianza con la moda

google-fashion-mexico-bms-marketing

 

Del 14 al 16 de octubre se realizó la cuarta edición de Google + Fashion, transmitida vía streaming con la presencia de firmas como John Varvatos, Andrés Caballero, Macario Jiménez, Alan Zepeda, Galo Bertin, Alex Medina, Mariana Luna, Carmen Rión, René Orozco, Marco Manero, Ángel Grave, Ximena Valero, Gregorio Sánchez, Benito Santos, Ale Salcido, Raquel Orozco y Julia & Renata, así como las marcas Malamada, Pineda Covalin, Colunga London, Cihuah, Mafia, Stres Wear, Fou Fou Chat y Doce Cero Tres. Además, en los tres días de desfiles participaron Mauricio Serrano; Virgins, Saints & Angels, y Mercedes Salazar, como diseñadores de joyería.

En cuanto a las principales innovaciones en la cuarta edición, además de los tradicionales desfiles transmitidos en tiempo real, deslumbraron los llamados Fashion Films, vídeos creados por los diseñadores participantes en los que explicaron sus colecciones. Asimismo, destacaron los show- cases, que dieron a los espectadores la opción de ofrecer sus piezas en la boutique virtual Dafiti.

También, para esta edición en la que se presentaron en su mayoría las propuestas Primavera/Verano 2015, ya que se le dio a cada diseñador la libertad de mostrar la colección que deseara- se ofreció el Business View, un recorrido de los puntos de venta de cada creativo para que los compradores pudieran acercarse a las prendas, y también se implementó el Shop by Hangout, mediante el cual el internauta pudo elegir al tiempo en el que se exhibía el desfile, las prendas que consideraba ideales para comprar.

El formato de esta iniciativa, creada por la analista de moda Anna Fusoni y Miguel Alva, director de mercadotecnia de Google + México, tiene varias ventajas. “A los apasionados y profesionales de la moda les permite manejar mejor su tiempo, sin exponerse a la búsqueda de lugares, boletos y pulseras para ingresar al evento o evitar que bloggers, estudiantes y artistas bloqueen la mirada hacia la pasarela con sus tablets o smartphones. Con tan sólo ingresar a la página: http://www.googleplusfashion.com se puede acceder al desfile o hangout de su preferencia”, revela Fusoni.

Y agrega que para esta edición creó tres categorías para seleccionar a los participantes: “En primer lugar consideré a los diseñadores establecidos, como Mariana Luna, Benito Santos, Vincent Agostino y su marca Doce Cero Tres, y Carmen Rión, así como a Macario Jiménez, quien celebró dos décadas de trayectoria con nosotros, ya que considero que le dan peso a la plataforma. Después elegimos a los que comenzaron con nosotros, como René Orozco, Ale Salcido, Vanessa Guckel y su firma Cihuah, Galo Bertin, Marco Manero y Stres Wear.

“Por último, seleccionamos a invitados especiales, como Raquel Orozco, quien sorprendió con su extraordinario fashion film; Ximena Valero, con quien me reencontré en Tijuana hace algunos meses, así como a nuevos talentos que he fichado en plataformas como IM Intermoda, tal como Isa Valdéz, originaria de Hermosillo, y Ángel Grave, del DF. Además tuvimos a Malafacha, Trista, Julia & Renata y a Vanessa Guckel, desarrollando el proyecto ROSE, que consistió en idear algunas propuestas de la mano con una diseñadora virtual”, explica Fusoni.

Por si fuera poco, se contó con la presencia de John Varvatos, creador estadounidense que presentó una colección excepcional de estilo rocker, teniendo a Ringo Star como inspiración. Para Fusoni, la experiencia de haber realizado tres ediciones previas le han servido para definir que la agilidad en pantalla es imperativa, por lo que las pasarelas se han hecho más cortas, se ha corregido el manejo de cámaras y se ha generado una iluminación especial. “Pero lo fundamental continúa, que es seguir apoyando al talento joven que tiene pocas oportunidades de exposure”.

By Laura Arana

8 cosas que WhatsApp sabe de ti, pero que tú ignoras

 

satisfacciongarantizada

 

Si tienes WhatsApp en tu smartphone te conviene saber que esta aplicación puede acceder a tu lista de contactos y a utilizar las cookies para saber qué buscas en Internet.

Cuando instalas la app aceptas de forma automática los términos o condiciones de servicio, así como una política de privacidad de esta empresa, los cuales puedes consultar en la página whatsapp.com.

De acuerdo con estos términos, esto es lo que WhastApp sabe de ti:

  1. Puede acceder a tu lista de contactos y/o a tu libreta de direcciones para obtener los números telefónicos. La compañía indica que esto lo hace sólo para poder ofrecerte el servicio y que no recopila nombres, direcciones de domicilios o correos electrónicos.
  2. Cuando visitas el sitio de WhatsApp, éste envía una o más cookies a tu computadora o dispositivo, algunas permanecen algún tiempo y otras siguen ahí pese a que cierres tu navegador. Con estas cookies sabe lo que ves en Internet.
  3. Cada vez que usas tu navegador, éste envía información a los servidores de WhatsApp, por ejemplo, tu IP, el tipo de navegador que usas, las páginas que visitas, y el orden en que lo haces, los dominios de estas páginas, el número de clics y el tiempo que permaneces en cada una de ellas.
  4. La aplicación también recopila tus “status submissions o presentaciones de estado”, que incluyen tu estado, es decir, cuando pones que estás ocupado o disponible, así como tus fotos de perfil, y la información de cuándo te conectaste por última vez.
  5. La compañía dice tener derecho a usar, reproducir, distribuir y preparar trabajos sobre tus presentaciones de estado.
  6. La app también puede mostrar cuenta y tu foto de perfil a cualquier usuario de cualquier país que tenga tu número telefónico, aunque tú no quieras. Para evitarlo, puedes bloquear al usuario.
  7. La app puede acceder periódicamente a tu lista de contactos para localizar los teléfonos móviles de otras personas que también usan WhatsApp.
  8. Las fotografías, vídeos, audios, contactos, y ubicaciones que envíes a través de esta aplicación permanecerán por algún tiempo en los servidores de esa compañía.

 

By CNNExpansión