Saldo, una app mexicana busca conquistar inmigrantes en EU

envio-mailing-bases-de-datos

 

Saldo, una nueva aplicación para teléfonos inteligentes con iOS y Android desarrollada por jóvenes mexicanos, quiere convertirse en el servicio preferido de los inmigrantes en Estados Unidos que buscan apoyar a su familias en México.

La aplicación permite a inmigrantes mexicanos pagar servicios como CFE, Telmex, Infonavit y hacer recargas a móviles de Movistar de manera directa desde Estados Unidos, sin altas comisiones y sin necesidad de realizar operaciones de cambio de divisas.

“No se trata simplemente de envío de dinero, es un sistema de pago directo de servicios que le da facilidad a tu familiar en México de no tener que ir al banco o de enfrentar las fuertes comisiones que cobran empresas de envío de efectivo internacional”, dijo Marco Montes, CEO y fundador de Saldo.

El software funciona sobre Ripple, un sistema de pagos electrónicos de código abierto y distribuido que permite ejecutar transacciones financieras de forma segura y instantánea, y puede procesar operaciones a bajo costo.

Montes dijo que la plataforma les permite obtener el tipo de cambio entre dólar y peso y procesar el pago de servicio en cuestión de segundos. Si bien reconoció que algunos servicios tienen “una comisión mínima”, otros como las recargas a celulares Movistar se procesan sin ningún cargo extra para el usuario.

Actualmente, los usuarios de Saldo pueden pagar servicios en México como Telmex, Axtel, Megacable, CFE y pagos del Infonavit. Montes dijo que durante en los siguientes meses el equipo agregará nuevos proveedores de servicio a la plataforma.

Actualmente Saldo opera con un grupo de “cinco o seis” mexicanos que radican en Silicon Valley, California, Estados Unidos, quienes están encargados de la operación, registro y enlace con los inmigrantes mexicanos.

Sin embargo, la empresa tiene un brazo operativo de tres personas constituido en México, quienes se encargan de negociar y cerrar los contratos de operación con los diferentes proveedores de servicio en el país.

“Es importante explicar que una de las razones detrás de los servicios que ya hemos logrado agregar al sistema, además de los contratos, es que son empresas que cuentan con plataformas de pagos electrónicas listas. Si no cuentan con un brazo en línea no podemos incluirnos”, dijo el CEO de Saldo.

En buen momento

Con poco más de un año de vida y una plantilla de 10 empleados (todos ellos menores de 30 años), Saldo ya ha procesado más de 1,000 pagos en diferentes comunidades de California, Estados Unidos. La compañía podría aprovechar la racha de crecimiento que vive el envío de remesas a México.

Durante 2014 el envío de remesas de Estados Unidos a México aumentó 7.8%, al alcanzar los 23,606 millones de dólares, tan sólo el mes de diciembre del año pasado registró ingresos por 2,196 millones de dólares, su mejor cifra desde 2007, de acuerdo con datos de Banxico.

Sin embargo, Saldo no es la única firma que busca poner tecnología en el envío de dinero o o pago de servicios de Estados Unidos a México.

A principios de 2015, Western Union anunció una alianza con la red UniTeller del Grupo Financiero Banorte para incursionar en el sector de transferencias directas de bancos de Estados Unidos a México, la cual le permitirá reducir los costos de las comisiones por el envío de efectivo.

La firma, considerada la empresa de giros y transferencias de dinero más grande del mundo, confirmó que permitirá el envío de efectivo entre cuentas bancarias a través de su sitio de internet o vía teléfonos inteligentes.

“Sin duda el ambiente es muy competitivo, también es muy factible que si la idea tiene éxito algún grande esté interesado en adquirirla. Por ahora queremos crecer como compañía”, dijo Montes.

Trabajo de campo

Para poder conquistar el mercado de las remesas, Saldo primero tiene que convencer a los inmigrantes de utilizar su servicio y de sumarse el modelo de pagos digitales.

“Hemos estado en comunidades de inmigrantes en Silicon Valley, Santa Cruz, San José y  Watsonville (California) para explicarles cómo funciona la aplicación y qué beneficios tienen al utilizarla”, dijo la vicepresidente de  Desarrollo de Negocio, Teresa Cassou.

Cassou explica que el trabajo implica picar piedra, pues en varios casos la brecha digital y la desconfianza de muchos inmigrantes sobre su estado migratorio en Estados Unidos limitan mucho el tipo de transacciones que pueden realizar.

“Queremos demostrarles que no importa el estatus migratorio que tengan en Estados Unidos, ellos pueden apoyar a su familiares de manera segura y directa. Solo necesitamos el mail o teléfono de sus parientes para notificarles que el pago se realizó”, dijo Cassou.

Después de todo, incluso ellos, son inmigrantes.

“Nos encanta trabajar en Saldo porque toca temas que nos interesan. Trabajamos con una comunidad con la que nos sentimos muy ligados porque son nuestros paisanos. Creemos que podemos generar un impacto social y económico”, aseguró Cassou.

 

By Carlos Fernández de Lara

Cibermercenarios: los profesionales que están de moda

IF

 

La figura del cibermercenario de alta profesionalidad que trabaja a cambio de dinero junto con otros expertos del crimen en la red está en plena expansión por el interés de organizaciones e incluso estados de «externalizar» sus servicios de ciberataque y evitar así posibles vinculaciones con los mismos.

Según expertos en seguridad, grupos organizados de piratas informáticos de alta cualificación están siendo contratados por compañías estatales y privadas para organizar e implementar complejos ataques con objetivos muy específicos, habitualmente contra empresas para robar información o destruir datos e infraestructuras.

En declaraciones a EFEfuturo, el analista de Kaspersky Labs Vicente Díaz ha explicado que los datos de investigaciones de expertos en seguridad apuntan a que la tendencia a contratar este tipo de servicios seguirá en aumento, dado el incremento de la actividad de espionaje que se está produciendo entre grandes compañías y los propios estados.

En vísperas del congreso anual que celebrará la próxima semana Kaspersky en México para analizar aspectos tan controvertidos como la vigilancia masiva de datos en internet o el ciberespionaje y posibles herramientas para combatirlo, Díaz ha detallado algunos de los rasgos que identifican a estos grupos de cibermercenarios, cada vez más activos.

Ataques rápidos

En general, trabajan organizados en grupo con otros expertos cualificados del cibercrimen, tienen objetivos de espionaje muy limitados, tanto en el tiempo de preparación de los ataques, que no suele llevarles más de dos semanas, como en sus objetivos, habitualmente muy bien identificados y dirigidos contra empresas diversas, según a la que presten sus servicios en cada momento.

«Dedican poco tiempo a la investigación de las víctimas porque las tienen bien definidas previamente y los ataques los hacen de forma muy rápida», sin perder demasiado tiempo, porque tienen más negocios pactados con otras compañías.

A veces incluso, estos grupos son empresas de seguridad que han visto en este mundo de las ciberamenazas un nicho de negocio prometedor; de hecho, «la demanda de este tipo de servicios supera con creces la oferta». En general, ha añadido, las organizaciones o Estados que recurren a cibermercenarios pueden hacerlo por varios motivos.

Normalmente, para evitar en los ataques que ordenan posibles rastros que pudieran vincularlos, pero también porque las empresas que solicitan estos servicios carezcan de profesionales preparados para atacar sin ser descubiertos.

Puede suceder asimismo que se subcontraten cibermercenarios porque se requieran acciones rápidas que llevaría demasiado tiempo y recursos planificar y ejecutar.

Negocio de mafias

Este pujante mundo de las ciberamenazas es precisamente «el más rentable de las mafias», ha asegurado, por su parte, el director del Máster en Ciberseguridad de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) Business School, César Martín Lara, con motivo de la celebración ayer del Día Internacional de la Internet Segura.

De hecho, el fondo es siempre el mismo: «robar, es decir, obtener información con la que luego se pueda hacer negocio», ha añadido.

Por otra parte, Estados Unidos acaba de anunciar la creación de una nueva agencia dirigida a amenazas cibernéticas; según la asesora de seguridad nacional y lucha antiterrorista del presidente Barack Obama, Lisa Mónaco, las ciberamenazas contra EEUU están aumentando «en frecuencia, escala, sofisticación y gravedad del impacto».

De acuerdo a sus datos, países como Rusia, China, Irán o Corea del Norte tienen ya «capacidad» para ejecutar ataques en internet.

By ABC Tecnología