Marketing mal planteado

Se acabó el silencio en la apreciada hora de la comida con la familia… y a cualquier otra hora del día.

Las quejas ante las autoridades estadounidenses por las llamadas telefónicas promocionales aumentaron fuertemente, lo que plantea interrogantes acerca de cuán bien funciona la lista federal de números a los que no hay que llamar.

La categoría que registró la mayor cantidad de quejas fue la de mensajes pregrabados conocidos como “llamadas robot” que promueven de todo, desde menos tasas de interés en tarjetas de crédito hasta nuevas ventanas para el hogar.

Robert Madison, de 43 años, de Shawnee, Kansas, dice que recibe llamadas automáticas casi a diario de “Ann, con servicios de crédito”, en las que le ofrece reducirle sus tasas de interés.

“Estoy harto”, afirmó Madison en una entrevista. “Les he pedido repetidas veces que me retiren de su lista de llamadas”.

Cuando uno pone en duda el derecho que tienen de llamar, los representantes de las firmas de mercadotecnia adoptan una actitud combativa, denunció. “Simplemente no hay nada que no hagan”, dijo.

Madison, que trabaja para una compañía de software, dice que su teléfono está desde hace años en la lista de números telefónicos prohibidos para las empresas de mercadotecnia. Como no ha logrado nada para evitar que “Ann” le siga llamando, Madison ha empezado a presentar quejas ante la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), que supervisa la lista.

En medio de los vítores de los activistas por los derechos del consumidor, la lista federal de teléfonos que piden no recibir llamadas de mercadotecnia fue recabada hace casi una década como una herramienta para limitar ese tipo de telefonemas a personas que no quieren ser molestadas.

El registro incluye más de 209 millones de números telefónicos. Es una porción significativa del país, si se toma en cuenta que hay unos 84 millones de clientes residenciales con líneas telefónicas tradicionales y muchos más personas con celulares, que también pueden ser incluidos en la lista.

Se supone que los empleados de telemercadeo deben verificar la lista al menos cada 31 días para estar al tanto de los números a los que no deben llamar, pero algunos se comunican de todas formas y las quejas están aumentando, al tiempo que el número de vendedores telefónicos que revisa el registro ha disminuido en forma drástica.

Las cifras gubernamentales muestran que el número mensual de quejas por “llamadas robot” ha aumentado de unas 65.000 en octubre de 2010 a más de 212.000 en abril. Adicionalmente, las quejas más generales de personas que le piden a un vendedor telefónico que deje de llamarles también aumentaron enormemente durante ese período, de unas 71.000 a 182.000.

Al mismo tiempo, hay menos empleados de telemercadeo que están revisando la lista de la FTC para ver a qué números no deben llamar. En 2007, más de 65.000 la revisaron. El año pasado sólo unos 34.000 lo hicieron.

A pesar de esas cifras, la FTC dice que la lista funciona en forma efectiva para combatir las llamadas indeseadas de vendedores.

“Desde luego que funciona”, dijo Lois Greisman, directora adjunta de la división de la agencia para prácticas mercadológicas, en una entrevista con The Associated Press. Pero, agregó, “la proliferación de ‘llamadas robot’ crea un reto para nosotros”.

¡Agradecemos a Jennifer C. Kerr por el artículo!

¡Déjanos tu opinión de este artículo en un comentario!

Anuncios

Marketing + música = ¡Excelente alianza!

Es cierto que la música es uno de las mejores aliadas de la publicidad, y cuando se hace una buena combinación se crean comerciales que quedan en la memoria de todos. La alianza entre la publicidad y la música, sobretodo pop, se ha convertido en un lucrativo negocio gracias al cual muchos artistas noveles hallan la fama y los consagrados, se embolsan un extra.

Una sintonía bien elegida logra transformar un producto nimio en irresistible. La búsqueda de una banda sonora perfecta para un spot de veinte segundos conlleva mucho esfuerzo. Normalmente, los publicitarios buscan una mezcla de imagen y sonidos que impacte con inteligencia y emocione hasta el punto de poner los pelos de punta. Una función principal de la música en un anuncio es fijar el recuerdo, mediante repetición inconsciente por parte del espectador de melodías pegadizas, tanto en la televisión como en la radio.

La música se ha propagado muchísimo en los últimos años, lo que puede ser también un importante criterio de valoración. A pesar de las diferencias socioculturales, todo el mundo se identifica con algún tipo de música. Esto supone un arma para los publicitarios, que la utilizan en sus campañas. Todos estamos abiertos a ella, ya que, aun suponiendo que no nos guste un estilo determinado, como puede ser el pop, un anuncio con este tipo de música, y más si es pegadiza, nos llegará con más fuerza. El uso de un fragmento musical que se aproxime al sonido de grupos o intérpretes famosos, crea un mayor impacto en el espectador, llamando más aún su atención. Esto hace que los seguidores de estos grupos se sientan más identificas con el producto que sus ídolos anuncian, aunque puede ser contraproducente para el grupo o cantante musical, ya que no creo que sea la mejor sensación para un artista ver que su canción está más asociada a un producto que a él mismo.

Cada música, independientemente del grupo al que pertenece, produce distintas sensaciones en el espectador. Estas sensaciones provienen de su mayor o menor agresividad. Los oyentes recogen información, sentimientos, valores,… a partir de la música, los cuales también pueden acercarle al producto que se anuncia con una determinada música de fondo. Tanto la música en sí misma, como las letras influyen en la audiencia, en principio no se pueden separar. Además, suponen una estimulación extraordinaria de los sentimientos y emociones.

En este fructífero romance entre publicidad y pop, se manejan cifras muy golosas. Según Antonio Guijarro, director de servicios creativos de Sintonía, dedicada a la creación de música para spots “Se puede pagar más o menos, dependiendo del artista, la canción y de cómo se lleven las negociaciones. En general, la compra de derechos está entre las 500.000 y los 20 millones de pesetas, mientras que la media de un copyright ronda los dos o tres millones”.

Elegir la música de un grupo desconocido supone un doble triunfo para los creativos, primero, por descubrir a un diamante en bruto de la música (el público la conocerá como “la canción del anuncio de tal o cual”) y segundo, porque las discográficas ofrecen a las agencias todo un abanico de posibilidades sonoras. Esos temas-pelotazo se recopilan en un CD doble para beneficio de discográficas y comodidad de los televidentes.

¡Agradecemos a Ahí.cl por el artículo!

¡Déjanos tu opinión de este artículo en un comentario!

Más que un Gurú, el padre del marketing, Philip Kotler

Philip Kotler es profesor de Marketing Internacional en la Kellogg School of Management, Northwestern University. Su libro Dirección de Marketing es utilizado en todo el mundo para impartir Marketing a los estudiantes en universidades. Kotler ha publicado más de 25 libros y cerca de 100 artículos. Además, ha recibido muchos galardones y premios a lo largo de su vida por su labor docente e investigadora y su contribución al Marketing. Muchas de las más prestigiosas empresas han acudido a él para pedir asesoramiento sobre su estrategia de Marketing.

¡Agradecemos a Tormo por el artículo!

¡Déjanos tu opinión de este artículo en un comentario!

¿Tu imagen corporativa simplemente no llama la atención?

¡Aprovecha nuestras promociones y estrena logo!

  • Cuestionario estratégico para la creación de tu logo.
  • Asesoría personalizada para tu logotipo: forma, color, tipografía de acuerdo a la personalidad de tu empresa).
  • Recibe 3 propuestas diferentes para tu elección.
  • Ajustes de acuerdo a tus especificaciones.
  • Diseño final en formato vectorial (no tendrás problemas de resolución).

¡Déjanos tu opinión de este artículo en un comentario!

Rólalas, Doritos

Para dar a conocer este lanzamiento, Doritos Rólalas utilizó una de las más innovadoras y fuertes estrategias de comunicación viral que se hayan realizado en América Latina.

Utilizando la televisión como medio masivo para iniciar el efecto viral, lanzó un spot en donde Facundo, un famoso presentador Facundo, roló -compartió- en vivo y desde su computadora, advirtiendo que no los podían emitir por televisión por problemas de censura.

Casi que simultáneamente se emitió un video adicional, para generar expectativa y dar el tono general de los anuncios producidos exclusivamente para internet.

A partir eficaz elemento de censura la bola rodó o roló, como dicen en México, y se ha expandido por la red. La campaña se complementó con una comunidad virtual para compartir video que merezcan ser rolados. Por ahora el buzz y el efecto viral han sido todo un éxito de acuerdo a las mediciones de marketing que se han realizado.

Los cuatro videos virales de Rólalas: Todos somos hijos del señor, Dime vaquero, La ventana indiscreta y No rompas la cadena, además del video de lanzamiento y de la versión de enganche están disponibles en nuestro canal Bottling TV.

¡Agradecemos a Club Darwin por el artículo!

¡Déjanos tu opinión de este artículo en un comentario!