“En 50 años nos habremos convertido en robots”

chris-dancy-administracion-redes-sociales

ABC entrevista a Chris Dancy, el hombre más conectado del mundo. Multitud de sensores miden a diario su actividad física y cerebral, incluso cuando duerme.

 

Entrevistar a Chris Dancy o como le gusta que le llamen, “El hombre más conectado del mundo” da miedo. Miedo porque uno no sabe lo que los sensores pegados a su piel podrían llegar a transmitirle sobre quien escribe estas líneas y que, en apenas unos minutos, le acribilla a preguntas sin piedad alguna. Probablemente, cuando Dancy llegue a su hotel tras la jornada de hoy, conocerá con exactitud si las personas con las que ha mantenido contacto visual, y entre las que me encuentro, le caen mejor o peor, le ponen más o menos nervioso. Por el momento sonríe y contesta con amabilidad.

Chris Dancy, que bien podría ser el protagonista de un guión al más puro estilo Ridley Scott, lleva sus sensores como quien lleva un reloj de pulsera. Está más que orgulloso de aquello en lo que se ha convertido: un ser humano analizado hasta el extremo y cuyas constantes vitales, estado físico y mental son estudiados las 24 horas del día, pues incluso el colchón sobre el que duerme le ofrece datos sobre la calidad de su descanso. -“Dependiendo del día puedo llevar un mínimo de siete y un máximo de once dispositivos encima. Si estoy en un entorno desconocido o quiero captar una nueva situación, llevo más”-.

La aventura de este estadounidense afincado en Denver comenzó hace casi seis años, cuando su cuerpo y su mente eran bien diferentes. De hecho, Dancy llegó a adelgazar 45 kilos gracias a los datos que sus muchos dispositivos le enviaban sobre sus malos hábitos: sedentarismo, comida basura… Todo cambió cuando vio la información reflejada en la pantalla. -“He invertido más de 30,000 dólares en todo esto, pero el resultado no está nada mal”-.

— ¿Jamás desconecta?

“¿Para qué? Me gusta esto”, afirma. Dancy no solo lleva multitud de sensores pegados a su cuerpo, sino que los instala también en los espacios que habita. Cuando duerme, de hecho, se despoja de todos sus ‘aparatos’ y aun así sigue siendo analizado. -“Pongo varios detectores en las habitaciones y, aunque no llevé nada encima, puedo saber si por la noche me despertó un ruido o si la iluminación no era la correcta”-.

-¿Y de las personas? ¿También sabe cosas?

“Por su puesto. Puedo saber mucho sobre ti, mi postura, la tensión de mi piel y los latidos de mi corazón me dan infinidad de datos”.

Ya estamos en la “sociedad conectada”

Llegados a este punto nos preguntamos si realmente caminamos hacia la llamada “sociedad conectada” en la que esos sensores que ahora luce un extraño Dancy formarán parte de nuestra rutina. El hombre más conectado del mundo sonríe. La pregunta, para él, no tiene sentido pues “la humanidad está totalmente conectada y ni siquiera se ha dado cuenta de que ya estamos en ese punto”. -“El nuevo iPhone 6 -dice el norteamericano- incorpora la aplicación ‘Health’ y ya son muchos quienes miran sus datos con nerviosismo: ‘hoy he dormido mal’ ‘hoy no he caminado lo suficiente’, se dicen”-.

“Es cierto que mi caso es extremo, pero no por ello penséis que no estáis conectados a nada. Todos llevamos tarjeta de crédito y ‘smartphone’. ¿Qué pasará si lo pierdes? Te pondrás nervioso y sentirás terror, porque habrás perdido parte de tu conexión”. Las palabras de Dancy, al que no le falta razón en varios aspectos, dan pánico. Así se lo hago notar, pero este hombre ‘hiperconectado’ aclara que no debemos tener miedo alguno a lo que queda por llegar.

En 50 años seremos robots

Resulta inevitable no preguntar a Dancy sobre el futuro. Si ya estamos en la “sociedad conectada”, ¿hacia dónde caminamos entonces-“En cinco años todos utilizaremos la información que nos proporcione nuestro cuerpo y nuestro entorno a modo de GPS. Descargaremos aplicaciones para todo y lograremos aprender idiomas, perder peso… En 20 años, eso habrá pasado a la historia y parte de nuestro cuerpo será tecnológico: un brazo, un ojo… Seremos mitad humanos mitad robots. En 50 años, ya nos habremos convertido totalmente en robots”-.

Tras la impactante predicción, pregunto a Dancy si su transformación ha merecido la pena. ¿Ha afectado todo esto a su vida social? -“Ha sido un proceso doloroso, pues es difícil hablar con alguien y recibir ciertos datos, como si está triste o enfadado. De hecho -confiesa- no volvería a pasar por esto, pues he perdido muchos amigos. Ahora ya no me ocurre. Intento ignorar parte de los datos y quedarme con lo que la persona me transmite. Tú, por ejemplo, me transmites tranquilidad”-, dice al final de la entrevista. Prueba superada.

By Inma Zamora

 

Anuncios

Las 5 estrategias de marketing que una empresa B2B debería replantearse

fotografiaprofesional

 

Aunque en la actualidad existen infinidad de modelos de negocio de negocio, orientados a multitud de mercados distintos, lo cierto es que para las compañías que comercializan productos y servicios entre empresas (B2B), existen una serie de estrategias de marketing que no están dando los resultados esperados, en términos de ROI, y que por lo tanto deberían ser al menos revisadas, a fin de alcanzar mejores tasas de efectividad.

Vivimos tiempos en los que el presupuesto de marketing ha sido ajustado a la mínima expresión pero donde los objetivos anuales siguen creciendo, incluso por encima de los dos dígitos. Muchas compañías siguen lastradas en las actividades tradicionales que tiempo atrás las permitieron crecer en nuevos mercados y desarrollar el negocio en sus clientes actuales. Otras en cambio, han sucumbido a las promesas del nuevo marketing con la finalidad de diferenciarse y llegar de forma más rápida y directa a su mercado potencial.

Con esta situación y para compañías de un tamaño medio, lo ideal es fijar un plan de marketing donde el 70% de las acciones vayan destinadas a la generación de demanda (tanto en clientes actuales como en cuenta nueva) y el 30% se destine a los que llamamos Branding o imagen de marca, fundamental para apuntalar futuros crecimientos. Excluyo a los grandes líderes del sector y grandes multinacionales con una imagen de marca más o menos establecida, una base de clientes más o menos fidelizada y unos presupuestos de marketing con marguen para experimentar.

Repasemos pues, aquellas estrategias que en mi opinión deberían ser reconsideradas, que no eliminadas, del plan de marketing de una compañía B2B de tamaño medio.

Asistencia a ferias sectoriales y patrocinio de eventos. Este es un tipo de acción, por lo general costosa, que rara vez compensa en relación a la cantidad de leads cualificados que se alcanzan. Si tiempo atrás constituía una actividad “Core” de marketing, en estos momentos incluso a nivel de imagen, puede ser más que discutible. Si alguien ha estado en la última edición del SIMO sabrá a lo que me refiero. Aun así, sorprendentemente es una de las principales actividades para un % elevado de compañías. Si lo que se pretende es generar un número nutrido de leads en poco tiempo, existen otras actividades mucho más efectivas y económicas.

Redes sociales. La fiebre por lo social, está haciendo que muchas organizaciones inviertan tiempo y dinero en redes sociales que en términos de negocio, e incluso de imagen, son más que discutibles. Por otra parte, tendemos a pensar que todos nuestros clientes están ávidos por ver nuestra última actualización en linkedin o retwittear nuestra última infografía, cuando en un % muy elevado no es así. Creo en la importancia de las redes profesionales o aquellas con una orientación clara hacia negocio (recordemos que hablamos para empresas B2B) pero en caso de falta de tiempo y recursos, la gestión de no más de 3 redes, puede ser más que suficiente.

Email marketing. El Emailing es quizá una de las técnicas actuales de marketing en las que las organizaciones invierten una parte importante del maltrecho presupuesto y es por lo tanto, una de las acciones que debería ser evaluada permanentemente con el fin de lograr incrementar los ratios de apertura y tasas de respuesta. El relativo bajo coste de esta acción (que no de las herramientas Premium, BBDD y creatividades) y su uso indiscriminado, está haciendo que su utilización revierta en ocasiones en una pérdida de imagen, llegando incluso a ser causa directa de la pérdida de clientes. Contenidos excesivamente comerciales buscando el ansiado cross / up selling, la poca personalización en base a preferencias y la inexistencia de procesos de lead nurturing basados en análisis rigurosos del ciclo de compra, son su principales inconvenientes.

Generación de contenidos. En este punto no discutiré los beneficios de una buena estrategia de generación de contenidos, creo firmemente en el Inbound marketing y para mí, este es su pilar fundamental, tanto en términos de imagen como a la hora de generar leads cualificados. En este apartado creo que el problema suele ser de calidad y tiempo invertido más que de coste destinado a esta actividad. Y es que hemos convertido a nuestros Marketing Managers en periodistas, creativos y técnicos. Es decir, hemos destinado al área de producción de contenidos a la persona que debería estar en las labores de planificación y análisis.

Comunicación con medios. La generación y difusión de la comunicación corporativa en medios, es una actividad clásica que muchas compañías vienen realizando con la finalidad de incrementar la notoriedad de la marca entre sus mercados objetivos. A pesar de sus beneficios lo cierto es que el ecosistema de medios se ha reducido considerablemente, evolucionando hacia nuevos canales, soportes y formatos. La inversión destinada a esta actividad debería de reconsiderarse no necesariamente a la baja, es posible que una mayor integración con el marketing de contenidos y la búsqueda de nuevos soportes independientes como blogs especializados con influencers de primer nivel, requiera incluso incrementarla.

Hoz en día ni siquiera se discute la puesta en cuarentena (que dura ya más de 5 años) de actividades que en otras épocas constituían el grueso del presupuesto en marketing. Hablo de campañas de publicidad (Off y ON), de eventos de fidelización con clientes o de acciones de marketing directo. ¿Volverán?, seguro que sí. Pero seguramente no como las conocíamos.

 

By David Sandoval