Diez años de Google Maps

diseño-de-logotipo-guadalajara

 

Un 8 de febrero de 2005 Google decidió lanzar al público un servicio nuevo, Google Maps. Han pasado 10 años de eso y hoy muchos serían incapaces de considerar su vida sin esta herramienta de mapas.

Antes de 2005, (e incluso algún tiempo después) para encontrar el camino había que detener el coche a un lado de la carretera, consultar mapas en físico, preguntar a algún transeúnte o llamar a algún amigo para que obtener la dirección paso a paso. Ahora sólo basta con tener conexión de datos en el móvil, pulsar el botón de «ubicación» para saber dónde estamos y luego hacer un par de pasos simples para obtener una ruta.

Pero Google Maps, 10 años después, implica mucho más que sólo direcciones. Sólo con un clic las personas pueden ver los restaurantes cercanos (con sus reseñas), evaluar las mejores opciones para llegar a un sitio en transporte público, calcular una distancia entre dos ciudades o sentir a través de imágenes que estamos en otro lado del mundo.

Desde Re/code apuntan que de hecho, Google fue uno de los grandes que más había tardado en entrar al sector del «mapping». En 2003 tenían sólo un proyecto imberbe de códigos postales que generaba poco interés. Decidieron realizar tres compras entre 2003 y 2004: Keyhole, Where2 y Zipdash. Las tres eran startups que tenían muy buenos productos sobre gestión de mapas y tráfico. Así comenzó el trabajo para crear Google Maps.

Re/code recuerda que Google Maps se hizo público antes de su fecha inicial debido a un usuario intrépido. Alguien publicó un post en Slashdot señalando la URL y descubriendo el sistema. «Puedes arrastrar el mapa con el ratón y moverlo hacia un sector». «Esta es quizás la aplicación web más impresionante que he visto», eran algunos de los comentarios en Slashdot.

Para ese momento lo único que se podía investigar eran direcciones en Estados Unidos, con unos burdas líneas de México y Canadá… y mucho océano. Más nada. Ese día Google Maps logró un tráfico increíble: 10 millones de vistas de mapas. Sin embargo fue la emoción de ese momento. Después del lanzamiento oficial, le tomó casi un año a Google alcanzar esas cifras.

En abril de ese mismo año, Google Maps estuvo disponible para móviles en Estados Unidos y en mayo Google lanzó el servicio de mapeo satelital Google Earth y en 2007 llegó Street View, permitiendo a muchos sentir que están en el sitio.

En octubre de 2009 incorporó la opción de navegación giro-a-giro en móviles y en septiembre 2010 Strett View desembarcó en los siete continentes.

En junio de 2012 llegó el «trekker», una nueva herramienta para poder capturar las imágenes de street view en lugares a los que no se puede acceder por coche. En 2013 desembolsaron casi 2.000 millones de dólares por Waze y en agosto de 2014 compraron la empresa de imagen satelital Skybox Imaging.

Algunos de los trabajadores que se embarcaron desde los inicios en este proyecto señalan a Re/code que las previsiones para Maps eran muy pobres. Se pensaba, para la fecha, que una persona sólo necesitaba consultar un mapa un par de veces al mes. Hoy en día hay cerca de 200 países y territorios en el mapa y más de 1.000 millones de usuarios activos mensuales, según ha dicho Manik Gupta a AP.

Este mes Google Maps ha añadido su función «lane guidance», que te indica en qué carril debes estar para ir siguiendo mejor la navegación,llegará a 15 nuevos países europeos: Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Hungría, Liechtenstein, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Portugal, Suecia y Suiza.

By ABC Tecnología

Impresiónate con la impresión 3D

empresa-marketing-guadalajara

 

Sus aplicaciones en diversas industrias no tienen límites e incluso parecen sacadas de una película de ciencia ficción. ¿Se te antoja una suculenta pizza impresa en 3D?

 

La impresión 3D es una industria que plantea un potencial inimaginable para muchos sectores. Por ejemplo, en el área médica en estos momentos y en alguna parte del mundo ya está siendo utilizada en pacientes que han sufrido un trauma grave, ya sea en la cabeza o en la cara. Este avance tecnológico permite a los cirujanos crear implantes que se adaptan a las necesidades de cada paciente.

A principios del año pasado, un “exoesqueleto” impreso en 3D ayudó a una mujer a caminar por primera vez desde que quedó enferma de parálisis en un accidente de esquí. De igual manera, médicos de la Universidad de Michigan utilizaron la impresión 3D para desarrollar una férula para mantener abiertas las vías respiratorias de un bebé de Ohio, lo que lo ayudó a respirar por primera vez en su vida sin el apoyo de una máquina.

Otra de las industrias donde la impresión 3D está siendo utilizada y que podríamos pensar que se trata de una película de ciencia ficción es en el área alimenticia. La Unión Europea anunció un fondo de cuatro millones de dólares con el objetivo de ayudar a desarrollar procesos de impresión en 3D para elaborar alimentos enfocados específicamente en los ancianos y, claro, éstos sí cumplen con los requerimientos nutricionales.

Te preguntarás cómo se puede crear comida con una impresora 3D. Se basa en generar alimentos a partir de espuma, polvos y geles. Podría compararse con una impresora normal de inyección de tinta, sólo que se utilizan estos productos como “tinta”. Otros investigadores ven este avance tecnológico como una herramienta para aquellos que se adhieren a dietas estrictas, ya sea para bajar de peso o por otras razones de salud, como alergias a los alimentos.

Hace año y medio que el ingeniero mecánico Anjan Contractor y su compañía Systems&Materials Research Corporation recibieron una donación de 125,000 dólares por parte de la NASA para crear un “sintetizador de alimentos universal”, que crea alimentos impresos en 3D. El prototipo funciona mediante polvos (o capas de proteínas) que provienen de animales, plantas o leche; el alimento más fácil de diseñar mediante este equipo es una pizza compuesta con polvos nutritivos, aceite y agua.

Por otro lado, la impresión 3D ya está empezando a mostrar signos de vida en el mundo del retail; por ejemplo, Amazon.com ya vende productos impresos en 3D, y varias empresas ofrecen servicios de impresión en 3D a los consumidores que quieren imprimir un diseño personalizado (juguetes, accesorios de vestir, zapatos, carcasas de teléfonos móviles, etcétera), pero que no tienen su propia impresora 3D.

Así como estos sectores están viendo en la impresión 3D importantes beneficios, este mercado, aún incipiente, tiene un gran potencial que deberá ser explotado por diversas industrias como la ingeniería y la arquitectura, la industria aeroespacial y de defensa, entre otras, por lo que se espera que la impresión 3D tenga un impacto significativo en los próximos años.

La firma de consultoría Canalys estimó que el crecimiento del mercado 3D, incluyendo impresoras, materiales y servicios asociados, para el cierre de 2014 llegaría a los 3,800 millones de dólares, y que continuaría experimentando un rápido desarrollo logrando alcanzar los 16,200 millones en 2018, lo que representa un aumento anual del 45.7%.

Por último nos queda agregar que como cualquier mercado en boga, Blue Coat Systems advierte que las impresoras 3D podrían convertirse en un nuevo vector de ataque por parte de los hackers; incluso, así lo ha revelado un informe publicado por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de EU (NIST), en el que se explica que un fallo de seguridad puede comprometer la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de la información que pasamos a la impresora. Un aspecto que no hay que perder de vista.

 

By Daniel Casados